Barril de Diógenes

…en búsqueda de un hombre justo

NO SON PARTIDOS POLITICOS, SON BANDAS DE DELINCUENTES DE CUELLO Y CORBATA

Publicado 3 years, 222 days ago. — Opina!

La clase media es la que da vida a los partidos en casi todo el mundo. En el Perú no se cumple ese papel, no hay partidos políticos, no hay renovación de dirigentes, son los mismDuilioos desde hace 24 años. Se suma a ésta desgracia la jornada de trabajo, no les permite el tiempo para la actividad  política. Normalmente quienes activan son intelectuales, profesionales, estudiantes, empleados, obreros y artesanos, pero laboran entre 12, 14 y 16 horas, más 6, 4 y 2 horas en transportarse hace imposible participar en política. Esto no es producto del  azar, fue bien planificado para imponer un sistema antipopular y los partidos no deberían ser trabas en la imposición del sistema económico. El liquidador de los partidos y de las instituciones populares fue Alberto Fujimori, su instrumento “El consenso de Washington”, un conjunto de reformas ordenadas por FMI. BM. BID y funcionarios norteamericanos. Con estas  reformas los partidos entraron en crisis, quedando a la fecha solo cascarones manejados por gente sin principios ni valores, prácticamente son traficantes y politiqueros. También en esta actividad hay gente sin formación política, sin interés por  los problemas nacionales, solo los animaba el saqueo del erario nacional y el interés de utilizar el poder de estado para beneficiarse. Ese conjunto de personas que manejan la política tienen una máxima “Para cojudo no se estudia”. Prueba de ello es Alberto Fujimori multimillonario, Toledo millonario, García Pérez millonario. Humala confirma la regla de mediocridad de los gobernantes. En síntesis, gente de esa calaña maneja al país, no tienen valores, principios, ni patria.

EL JURADO NACIONAL DE ELCCIONES.- Como institución del estado encargada  de los procesos electorales, inscribir partidos y candidatos, dentro de la crisis de partidos, nunca impartió disposiciones para la buena marcha de los partidos políticos. El JNE pudo  evitar su conversión en cascarones. Debió intervenir en la fiscalización ideológica, programática y estatutaria, también pudo impulsar la participación activa de los partidos en la vida política del país, pero no hizo nada, se sumó a la apocalipsis de los partidos, es furgón de cola del poder. Solo se limitó a constatar padrones, inscribir “partidos”, “frentes”  y  candidatos. No estudio ideologías ni programas, no los investigo, no verificó si eran preparados, estadistas o legisladores. Cualquier lumpen podía postular. Se puede observar en el parlamento  a estafadores, ladrones, narcotraficantes, evangelistas, topos de grupos económicos  y representantes de todas las especialidades que permite la delincuencia actual. De los 130 elegidos se salvan 10. Pero el único responsable de esa desgracia es el JNE. Su inacción facilitó el desarrollo de la corrupción en el estado y la debacle en los partidos. Las funciones mínimas  que debió cumplir el JNE para impedir la degeneración de la clase políticas era revisar el cumplimiento de las ideologías, programas  y estatutos de todos los partidos, presentar  leyes  para superar la crisis de los partidos, para financiar su  vida orgánica como es en todo el mundo. Pero sus funcionarios se durmieron y siguen dormidos,  no les interesa, salvo cobrar sus sueldos. Si el JNE hubiera fiscalizado el rumbo de los partidos hoy no serían  cascarones, la clase política no hubiera descendido  al nivel actual. Para el JNE no pasó nada, no hubo traición ideológica, programática, ni estatutaria. Si los gobernantes, traicionan ideología y programas no les interesa en absoluto. Solo han entorpecido la vida democrática en algunos gobiernos municipales. Está claro que para lo que hacen no es necesario un presupuesto del estado. Pueden continuar con lo mismo que indica la Ley 26486, pero percibiendo  lo que ganan en la institución que representan.

VEAMOS ALGUNOS EJEMPLOS DE TRAICION IDEOLÓGICA.- El partido que se ha comportado como  veleta es el partido Aprista. Inicialmente su  ideología fue socialdemócrata, prima hermana  a la del Partido Comunista Peruano, los 5 puntos  formulados  en su fundación lo confirma: 1°) Acción contra el imperialismo. 2°) Por la unidad política de América. 3°) Por la nacionalización de tierras e industrias. 4°) Por la internalización del Canal de Panamá. Y 5°) Por la solidaridad con todos los pueblos y clases oprimidas del mundo. De esto no quedan vestigios, solo hay traiciones en su historia, como lo afirma Víctor Villanueva Castro en varios libros. Liquidados los cuadros más revolucionarios se alió con oligarquía, en las últimas décadas cambió al liberalismo de Fujimori y lo reforzó. En ningún momento el JNE cancelo su inscripción por traición ideológica y de programa. El Partido Popular Cristiano, (PPC) grupo escindido por Luis Bedoya Reyes del Partido Demócrata Cristiano de Cornejo Chávez. Reclutó abogados reaccionarios y servidores de grupos de poder y dieron vida a un nuevo partido con la ideología socialcristiana de Cornejo Chávez, en la actualidad defienden el “Consenso de Washington” del FMI, BM, BID y otros servidores del imperialismo. Son férreos defensores de los grupos de poder y de un lema “Economía social de mercado”  ¿?. La traición ideológica, ni el plagio cuentan para el JNE  no canceló su inscripción. Hay otros partidos como Acción Popular que no tiene ideología, es simplemente un nombre, se los recuerda por la “Página 11” y la corrupción que se desarrolló en los dos gobiernos de su fundador Fernando Belaúnde Terry.  Solidaridad Nacional (SN) de Castañeda y Alianza para el Progreso (APP) de Cesar acuña no son partidos, son grupos  de oportunistas que se aprovechan del momento político, son oportunistas y buscadores de fortuna metidos de políticos, defienden intereses de grupo, tienen vigencia gracias al JNE. El fujimorismo no se lo puede considerar como partido, cambia de camiseta en cada elección. Impuso el “Consenso de Washington” cuya ideología liberal se remonta a dos siglos atrás, no desarrollan vida partidaria, es otro cascarón en la clase política peruana, con inmensos recursos para movilizar oportunistas en el gobierno de Fujimori. En la izquierda hay más de 40 organizaciones políticas con una influencia notable en la sociedad. Todos quieren el cambio pero ninguno de sus dirigentes trabaja por la formación de un partido que represente los intereses del pueblo, nadie quiere renunciar a su feudo, porque de esa manera logran regidurías, curules o alcaldías, no ven como objetivo formar un partido fuerte para construir la sociedad participativa, de bienestar social pleno. Algo que pregonan todos pero no quieren trabajar por su consecución, no ven que al partido como instrumento para la lucha política, no se dan cuenta que con esa decisión pueden lograr mucho más de lo que aspiran. Aun no comprenden que en la ciencia de la estrategia y táctica es el partido el instrumento más valioso en la lucha política. No se dan cuenta que la izquierda ha ganado 4 veces, pero la derecha siempre gobierna. Es cierto que la traición estuvo de por medio, con un partido bien organizado no hubiera cortado inmediatamente la traición. Sobreviven organizando frentes, con ello demuestran que no quieren el cambio social sino el personal.

Escrito por Duilio De la Motta

jueves, 10 de abril de 2014 a las 5:39 pm

Publicado en: Política

Comentarios hechos: No hay comentarios — OPINA!

Comenta el artículo