Barril de Diógenes

…en búsqueda de un hombre justo

Archivos del mes de junio, 2014

LA INSEGURIDAD CIUDADANA EN EL PERÚ

Publicado 3 years, 116 days ago. — Opina!

 

Todos los gobernantes a partir de la imposición en el Perú  del  “Consenso de Washington”  (08/8/1990) incrementaron policías, modernizaron su infraestructura, construyeron más cárceles, los dotaron de impunidad para matar (Humala), policía antidisturbios  (Humala) 20,000 más, en fin, se esforzaron en perfeccionar la represión. Pero todo esto fue para implementar la seguridad de los gobernantes, más no para frenar  el crimen, la delincuencia y frenar  la inseguridad ciudadana.  Han pasado 24 años y los gobiernos siguen en lo mismo. La inseguridad ciudadana se torna imparable. Según cifras que maneja el Ministerio Público. En Lima se cometen 86,304 delitos al año, 7,192 mensuales y 240 diarios. Pero estos datos no reflejan la realidad de la delincuencia, esconden la mayor parte. Las  cifras del Ministerio Público son delitos denunciados, pero los delitos que la policía no registra por ser de menor cuantía o por que los agraviados no los denuncian, no figuran. Si se quiere conocer realmente cómo evoluciona  el crimen y la delincuencia en el país tenemos que considerar todos los delitos. Los no denunciados son miles y toda investigación o estudio si no los considera sería un engaño, la inseguridad ciudadana sería imposible de combatirla. Es delito no es el monto robado, es el hecho y éste puede ser desde un palillo de dientes. Si no se corrige ese mínimo, potencialmente estamos dando pase a lo grande.  

PORQUE CRECE LA DELINCUENCIA EN EL PAÍS.- La delincuencia  crece, no porque el ser humano tenga  predisposición para hacerlo, se desarrolla por factores exógenos. El sistema crea y forma, los impone subliminalmente, rodea al individuo, está  a su alcance y termina por seducirlo hacia el delito. No tiene otra opción, el estado no le ofrece alternativas para salir del ambiente, no los tiene. El sistema viene preñado de males, no son nuevos, estuvieron  presentes en Inglaterra y Francia en los inicios del capitalismo, lo han vivido Estados Unidos, México y Colombia los tienen. El neoliberalismo crea las condiciones para que se desarrolle la inseguridad ciudadana. Uno de ellos es la televisión y la publicidad, en nuestra opinión es el agente principal, mete por los ojos un consumismo compulsivo, aliena a las personas al  extremo de convertirlos en mercancía. En ese maremágnum el que tiene trabajo se mantiene, el que subsiste en el sistema, el desposeído es la víctima. Hace que  su mente gire en torno al consumo y para poseerlos, se dedican al  robo, asalto, cogoteo, etc, otros se organizan mejor y recurren al chantaje, secuestro, sicariato, etc. Este sector de la sociedad no tiene escrúpulos, principios, valores. La televisión le muestra a diario delitos mayores: Fujimori robó y saqueó, Montesinos secuestró, robó y asesinó, Alan hizo prescribir el delito huyendo, “COMUNICORE se tiró 36 millones” “El APRA le pagó a Alan sin ser senador un millón de dólares” “Lourdes es abogada de un narco” “Toledo es millonario” “el ministro tal hizo negociados” “Gago negocia con el estado” “PPK robo al estado 105 millones para IPC” y por último el estado hace negocios con nuestros recursos sin beneficio para el país. El sin trabajo ve estos delitos como ejemplo, la Tv los muestra durante 3 horas diarias. Ve un mundillo de farándula, robos, accidentes, asesinatos, incendios, pornografía disfrazada y el resto del día es rellenado con novelas y programas de miseria humana. El potencial delincuente no ve futuro, no razona; la ética,  moral, principios no cuentan, en su mundo les interesa más si “tiene calzón Magaly”, “Gisella sigue con Roberto” o “el loco uso preservativo”. Esto difundido  por la Tv durante 24 años, quiebra cualquier consciencia, especialmente la del que no tiene trabajo ni formación; la mente del desposeído razona: como garuferas, presidentes,  parlamentarios y ministros triunfan en la vida. Son “arquetipos” para el desposeído, en  el subconsciente del infante, niño, adolecente y adultos ven el delito como posibilidad en la vida para realizarse. Tarde o temprano ingresan por la senda  del delito. La salud, pobreza, educación, solidaridad, la falta de trabajo no reclama al estado, no cuentan para nada en sus vidas, se han vuelto egoístas, insensibles y violentos, están domeñados por el sistema. Se suma a ésta desgracia social el 67.9% de la PEA  no tiene trabajo estable, todos ellos se la buscan  haciendo cualquier cosa. 1.5 millón de niños cachuelean.  ¿De qué viven sus familias? Todos estos males son inherentes al neoliberalismo, pero el ciudadano cree que es natural, no sabe que  como sistema es un fracaso. Solo ve que el delito los puede sacar de la pobreza y las drogas mitigar su sufrimiento. Mientras tanto la inseguridad ciudadana seguirá en aumento en el país. El delincuente no razona sobre la necesidad de cambiar el sistema, simplemente no le interesa. No sabe que existen otros sistemas, los de bienestar social pleno, con seguridad ciudadana.

LA INSEGURIDAD CIUDADANA PUEDE SER SUPERADA.- El principal problema del Perú es la falta de trabajo. El estado es quien debe dinamizar el desarrollo, pero lamentablemente  está amarrado de pies y manos por la constitución de 1993. Los tres últimos presidentes ofrecieron cambiarla, pero se burlaron del pueblo. La actual constitución solo sirve para el saqueo de recursos y para que unos cuantos se enriquezcan. Pero éstos se han apropiado del poder, del estado, y persisten en el sistema. Los políticos no quieren hacer el cambio de la constitución de 1993, sin el cambio constitucional no podemos hacer lo siguiente:

a.- Hay que modernizar la infraestructura  económica del país: vías, energía y tierra productiva. El estado puede dar ocupación a cientos de miles de trabajadores. Si industrializamos el país el crecimiento es más rápido. Su base y continuidad está en los recursos que poseemos, la pesca debe ser para consumo, tenemos variedad agropecuaria, con la  energía eléctrica de los ríos podemos iluminar Sudamérica y crear millones de puestos de trabajo.

b.- Un gobierno mediocre reprime pero no soluciona, es necesario una reforma carcelaria, los centros penitenciarios deben ser de rehabilitación, producción y superación no universidades del mal, ni centro vacacionales para delincuentes. El preso debe mantenerse él  y su familia,   pueden producir material escolar, uniformes, libros, carpetas, calzado. Trabajar en la agricultura y producir para los mercados. Hay tierras que pueden ser utilizadas con ese fin. Se puede liberar presos con pulseras de control.    

c.-El poder judicial debe ser reformado, solo es un ente burocrático con 30,000 leyes para frenar la justicia y fomentar la corrupción. Hay 3 millones de expedientes en espera de resolución. La justicia no requiere de títulos sino de criterios razonables y de rápida ejecución, debe habilitarse a jueces de paz y jurados de ciudadanos en los tribunales de justicia. Los fiscales deben ser elegidos como los jueces. Demasiado poder en manos de ineptos es un peligro a la hora de impartir justicia.

d.- Es necesario hacer un cambio en el sistema legal, no se puede parametrar a los jueces  con 30,000 leyes, la cantidad de leyes entrampa la justicia y desata corrupción. Hay que darles más poder a los jueces para que apliquen las sanciones. Hay que tener en cuenta que en la justicia no hay errores, si aparece alguno fue porque alguien “aceito la mano”. Cuando los cometen  jueces y fiscales, las leyes que se les apliquen  deben ser ejemplares. Las ideas esbozadas  puede ser superadas por otros mejores, lo que nadie puede discutir es la necesidad de cambiar el sistema.

Escrito por Duilio De la Motta

lunes, 2 de junio de 2014 a las 9:43 am

Publicado en: Política

Comentarios hechos: No hay comentarios — OPINA!