Barril de Diógenes

…en búsqueda de un hombre justo

¡HE AQUI LA MADRE DEL CORDERO!

Publicado 6 years, 60 days ago. — Opina!


.

La constitución de 1993 esconde cualquier cantidad de artículos que hacen posible una serie barbaridades  en todos los aspectos de la vida principalmente en la esfera política de la sociedad peruana, lo más notorios, es en  el manejo del estado. Los hay desde amarrar al estado para que no efectúe los cambios necesarios para el desarrollo del país, como también para mantener la impunidad de políticos viles, de inversionista traferos, funcionarios y gobernantes. Al  leerla, cualquiera  se da cuenta que es una muralla irrompible que protege y da impunidad a los políticos corruptos, por lo consiguiente impide acabar con la injusticia y la corrupción. Es muy valiosa para los corruptos, la injusticia, la impunidad y la corrupción, por eso la defienden en dasi todos los medios de comunicación. Con ella se puede evadir cualquier responsabilidad delincuencial y salir libre de polvo y paja de cualquier acto doloso.

En esta oportunidad nos vamos a referir al artículo 93º porque coincide con el año 93 del  siglo pasado, además dicho número parece que quisiera indicar y expresar toda la basura que contiene esa constitución y decirle a todos los peruanos que en ese año se frenó al Perú en su desarrollo, en la liquidación de todos los males y que en el 1993 se forjó el impedimento de una nueva sociedad en el Perú, diezmando bienes y  pueblo, entregando nuestros recursos sin control a la voracidad foránea, engendrando un sistema inhumano y nefasto para él pueblo.

El Art. 93º dice “Los congresistas representan a la nación. No están sujetos a mandato imperativo, ni a interpelación” Significa, en primer lugar, que la representación que se le dio en el lugar de elección al representante pierda vigencia porque el congresista ya no pertenece al  lugar en que fue elegido, ahora es de todo el Perú. En segundo lugar, no están sujetos a mandato imperativo, se rompe el vínculo de representatividad, tanto del elector como del partido que lo ubico en la lista. Al cortarse ese cordón umbilical que une al elector con el representante le otorga todas las posibilidades para hacer lo que le dé la gana. En tercer lugar el congresista hace lo que le da la gana sin control de ningún tipo (Carlos Bruce) Pero no es el caso que forme alianzas con quien le dé la gana, sino que el partido que lo llevó al congreso no puede interpelarlo o sacarlo, menos los electores que lo llevaron al parlamento  porque así lo dispone la constitución.

Estas necedades que contiene la constitución de 1993 promovida por un ladrón, asesino y delincuente no puede ser la “Ley de Leyes”, la “Carta Magna” el “Contrato Social” o la constitución de un pueblo que quiere construir su desarrollo y una sociedad justa. Con ese adefesio de constitución no vamos a ningún lugar, quien sostenga lo contrario está ligado a la corrupción sin duda de ningún tipo. Debe convocarse a una asamblea constituyente para contratar con el pueblo una  constitución pluralista, que impulse el desarrollo de los peruanos no solo del gran capital, que promueva la democracia participativa o directa, que impulse a todos los peruanos a construir una sociedad de bienestar. Esa sería la Constitución  del siglo XXI.

Escrito por Duilio De la Motta

lunes, 19 de septiembre de 2011 a las 5:02 pm

Publicado en: Política

Comentarios hechos: No hay comentarios — OPINA!

Comenta el artículo