Barril de Diógenes

…en búsqueda de un hombre justo

FRANCIS FUKUYAMA A SUS ALUMNOS LES ENSEÑA CON MEDIAS VERDADES

Publicado 7 years, 124 days ago. — Opina!

El estado es un aparato que los gobernantes manejan, Fukuyama, al manifestar en el Perú que “No se puede tener una economía del primer mundo con un estado del tercer mundo”, como gurú del liberalismo, debió señalar que antes de perfeccionar o cambiar al estado hay que lapidar la clase política por corrupta e incapaz. De allí provienen los gobernantes que han estructurado ese estado del tercer mundo.

Fukuyama no se equivoca al manifestar que hay que cambiar el aparato del estado, eso lo apreciamos todos los días en la actividad por subsistir. Es de interés primordial efectuar ese trabajo sin necesidad de que Fukuyama venga a descubrir esa realidad, cualquier economista sabe que para competir en una carrera mundial por el desarrollo, un estado inoperante en todas sus instancias, especialmente en la actividad económica, es una traba, un freno. Los estados modernos y desarrollados han tirado por la borda la tesis liberal que el estado no debe intervenir en la actividad económica. Japón lo hizo en 1906, Estados Unidos en la crisis de 1929, Francia, Alemania, Suecia y muchos otros después de la Segunda Guerra Mundial. Hace poco los tigres del Asia y en la actualidad India crece a un ritmo de 7.5%, planificado por el estado y orientado a potenciar la informática, China con un crecimiento del 13.5% nos da un ejemplo como el estado puede manejar el desarrollo económico de un país y no vengan con el cuento de que paga salarios de miseria, aquí se paga lo mismo en las MIPES con la diferencia de que el estado chino les garantiza salud, vivienda y educación a sus trabajadores, aquí no sucede eso. Solo un imbécil puede prescindir del estado para proyectar el desarrollo de un país, es la herramienta fundamental.

La imposición de un liberalismo salvaje de hace 300 años por Fujimori, Toledo y García ha hecho mucho daño al país, en esencia el crecimiento es una patraña, solo ha servido para el enriquecimiento de unos cuantos con el saqueo de nuestros recursos a través de una política entreguista y expoliadora. Ha tenido que venir Fukuyama para decirle al gobierno que ese no es el camino, que hay que cambiar la línea trazada por Fujimori, seguida por Toledo y continuada por García Pérez.

Fukuyama, con una verdad a medias les ha indicado a los neoliberales que “no podemos entrar al primer mundo con un estado del tercer mundo”. Lamentamos que no dijera que los gobernantes son corruptos, que viven y trafican dentro de un estado forjado en el siglo XVIII. También debió decirles que son responsables de la miseria y el atraso del pueblo.

Fukuyama no fue capaz de decir que para cambiar el estado primero hay que depurar, limpiar, lavar, mucho mejor incinerar a la clase política por corrupta, incapaz, entreguista, engendradora y paridora de gobernantes sin mística, sin principios, sin valores. Solo han trabajado con la única misión de aprovecharse del aparato del estado y mantenerlo para beneficiar a la plutocracia.
El Perú para entrar en el Primer Mundo requiere con urgencia de obras faraónicas, estas no las va efectuar la empresa privada por lo costoso en su inversión, salvo que los gobernantes a través de “contratos leyes” se las entreguen con una serie de gollorías que al final de cuentas no benefician en absoluto al desarrollo. Los proyectos de centrales hidroeléctricas con Brasil planeadas por Alan García son un ejemplo de lo que no debe hacerse. ¿Por qué el estado Peruano entrega el 80% de la energía por producirse al Brasil por 30 años? ¿Por qué el estado peruano no le da el 20% al Brasil y el 80% de la energía es para el desarrollo del Perú? Como se puede apreciar aquí “ha y gato encerrado” y eso se debe a la nefasta labor de los gobernantes y la clase política. Hubiera sido interesante que Fukuyama dijera algo sobre los “contratos ley” tramposos que la CONFIEP defiende.
También debió explicarles que el estado tiene que construir aceleradamente las obras faraónicas para salir de la pobreza. La modernización de la infraestructura económica, por ningún motivo, debe postergarse. El Perú necesita autopistas rápidas de 6 carriles, no arreglo de los caminos que hicieron los incas hace 800 años. La industria necesita energía abundante y barata, el Perú puede producirla, es el primer país en el mundo con esos recursos, pero el líder aprista se jacta de haber hecho 165 mil obras, esto es sembrar postes, poner caños, parchar pistas, etc.; debe incrementarse las tierras productivas con irrigaciones y canalizando ríos pero García se dedica a cumplir su programa populachero. Es cierto que falta luz y agua en esos lugares, pero esperando 3 o 4 años hubieran tenido agua para piscinas y energía eléctrica en abundancia para sus talleres. Con los 65 mil millones que ha gastado en 4 años Alan García Pérez pudo construir la infraestructura más moderna del mundo en nuestro país.
Quien postule a la presidencia en las próximas elecciones deberá programar la transformación del estado, hay que convertirlo en un instrumento del desarrollo económico. Además el pueblo clama por una nueva constitución, por nuevas leyes, las 29,506 solo han engendrado corrupción e injusticia.

Fukuyama sabía que esta transformación no la puede efectuar una clase política corrupta como la existente en Perú, es muy probable que no lo haya dicho por no ofender a los auspiciadores y ejecutores del liberalismo, pero nosotros si podemos decir que la clase política ya tuvo la oportunidad de hacer un estado moderno, desarrollado y no lo hizo. Más les convino desatar la corrupción, organizar la expoliación y facilitar el entreguismo. La coima, la prebenda ése fue su medio de vida, eso la postula a pasar a la historia.

Ante la posibilidad de cambiar el estado, la constitución y la legislación los partidos Apra, Partido Popular Cristiano, Solidaridad Nacional, Perú Posible, Fujimoristas, Unión Por el Perú no deben participar. Son un cáncer maligno en la sociedad, hay que extirparlos, es la única forma que los peruanos podamos construir una sociedad de bienestar social y con justicia. El pueblo no debe olvidar que si no tiene trabajo, no puedes realizarte o falta un pan en tu mesa, es por culpa de esa clase política. El pueblo debe darles su acta de defunción en las próximas elecciones, no te dejes engañar por los medios de comunicación, ya sabes estos se compran y se venden.

Debe tenerse en cuenta a los candidatos de la clase política. Luis Castañeda Lossio fue denunciado por los medios de comunicación por un pago de 36 millones a COMUNICORE, una empresa que se creó solo para cobrar y luego desaparecer, este acto al parecer delictuoso es más que suficiente para que no vuelva a ocupar un puesto público, obviando eso la clase política lo propone como su candidato a la presidencia; Lourdes Flores Nano, abogada de un narcotraficante, líder del Partido Popular Cristiano y eterna candidata a los más altos cargos políticos la proponen una vez más; Jorge del Castillo ¿no les recuerda los petroaudios? Velasquez Quesquen ¿recuerdan a su secretaria y el pago de un millón de dólares a Alan García como senador? Lo que menciono son pecados veniales en relación a su trayectoria como políticos; Keiko Fujimori es otra de las candidatas voceada por la clase política, nadie se acuerda de los robos de su padre y ella estuvo a su costado, tampoco se acuerdan del remate de los bienes del Perú por su padre, ella estuvo a su costado, nadie se acuerda del despilfarro de 10 mil millones de dólares del estado, ella estuvo al lado de su padre, no recuerdan que su educación fue parte del despilfarro. Solamente una clase política corrupta puede tener esa clase de candidatos Si los proponen es porque toda la clase política es corrupta y si votan por ellos significa que hay mucha gente inmersa en la imbecilidad social, no seas uno de ellos, escapa y salva al Perú.

Escrito por Duilio De la Motta

jueves, 21 de octubre de 2010 a las 7:57 pm

Publicado en: Política

Comentarios hechos: No hay comentarios — OPINA!

Comenta el artículo