Barril de Diógenes

…en búsqueda de un hombre justo

SISTEMA Y DEMOCRACIA

Publicado 9 years, 4 days ago. — Opina!

En el Perú a diario escuchamos a ministros, parlamentarios y funcionarios de gobierno utilizar el calificativo de “antisistema” para señalar a todo aquel que ejerce crítica contra la política económica y social impuesta por el fujimorismo continuada por Toledo y tercamente mantenida por García Pérez. Los defensores del sistema no vacilan en llamarnos “antidemocráticos”, “antisociales” pero de ninguna manera reconocen que el sistema neoliberal ha fracasado como lo demuestran la miseria, el analfabetismo y el subdesarrollo vigente. Hace 30 años atrás un obrero, artesano, empleado o profesional con el sueldo que percibía podía mantener el hogar y educar a sus hijos dentro de sus posibilidades, hoy trabajan los dos y no les alcanza ni para comer. Sin embargo los defensores del “sistema” arguyen que estamos creciendo, vamos muy bien. Una lógica sustentada en buenos sueldos y corrupción generalizada, ellos no ven mas allá de sus narices, viven en un mundo aparte, confunden sus intereses personales con sistema o democracia. Cuando alguien critica los problemas sociales reaccionan con calificativos de toda índole, pretendiendo con ello esconder las lacras sociales engendradas por su incapacidad en el manejo del gobierno. Me parece que es deber de todo buen peruano desnudarlos y ubicarlos donde correspondan.

Al respecto debemos aclarar que sistema es un término que abarca muchas acepciones y si se refieren al modo de producción o formación social existente en nuestro país les diremos que no estamos de acuerdo que en el Perú haya un 52% de ciudadanos pobres y cerca de 5 millones de peruanos estiren un menú para que les alcance como desayuno, almuerzo y comida. Al margen de que existen otros hurgando basura en los mercados para dar de comer algo a sus hijos, de ellos no se habla ni se dice nada. En contraposición a esta desgracia social, hay gente que vive a todo lujo, los ministros, cada uno de ellos cuesta al Perú entre 200 a 300 mil soles mensuales, depende de la cartera que manejen, un parlamentario S/. 214 161 al mes, Alan García Pérez, según propias declaraciones, disfruta gastando $ 20 millones de dólares al año para el mantenimiento del Palacio de Gobierno. Los siguen en este despilfarro de la burocracia miembros del JNE, magistrados, jueces, fiscales, consejeros, directores, asesores y funcionarios de toda índole. Hay otros cuando se jubilan reciben un auto volvo, buena pensión y 500 galones de gasolina al mes. Esto es lo que defienden la canallocracia: corrupción y sinvergüencería. En sus cerebros repanchingados jamás paso la idea que al aparato del estado se ingresa a trabajar por los demás.

Mientras a estos funcionarios no les falta nada, en todo el país no hay una dependencia de salud que atienda gratuitamente, todas cobran la atención profesional y los medicamentos, si no tienes dinero mueres y si nadie reclama el cadáver lo venden. En Argentina, Venezuela, Chile, Estados Unidos cualquier ciudadano que este enfermo los organismos estatales de salud lo auxilian, lo tratan y lo curan sin cobrarle un centavo. Mientras aquí los funcionarios del sistema se dedican a comprar medicamentos al límite de vencimiento o fármacos de dudosa procedencia , también adquieren instrumental médico malogrado. Otros pintan hospitales o a cambian el carne como lo hizo Castañeda Lossio en el Seguro Social. En estas “adquisiciones o mejoras” siempre esta presente la “coimisión”, la prebenda, los favores a terceros y puertas abiertas al partido, eso es lo que defienden.

Ni que decir del sistema judicial, en el Perú se dice “es preferible un mal arreglo que un interminable juicio”, este criterio obedece a que el sistema judicial no funciona, es pésimo, ineficiente e indefinido y corrupto. Utilizan para demorar sentencias un enmarañado de 29,300 leyes por el cual tiene que transitar el ciudadano que ha caído en las redes del poder judicial. Si usted entabla un juicio tenga en cuenta que hay 3 millones de expedientes delante del suyo, considere también, que el dinero moviliza todo, entre más dinero tenga tiene mas probabilidades de ganar, si usted es millonario puede estar seguro de ganar el juicio. En nuestro país no funciona la justicia por que es ciega y la balanza la utiliza para pesar el dinero con el que se aceita el engranaje del Poder Judicial. Todo esto sucede, no obstante que los funcionarios de ese poder del estado tienen las mismas prerrogativas que los parlamentarios y no lo olvides son los que te juzgarán si estas contra el “sistema”

Los defensores de este “sistema” en cuanto educación nos han ubicado en la cola de América, solo nos supera Haiti. destruyeron la Reforma Educativa hecha por pensadores como Sebastian Salazar Bondy, Omar Silbert Salas y otros, cuyos objetivos fueron:

1.- Educación para el trabajo y desarrollo

2.-Educación para la transformación estructural de la sociedad

3.-Educación para la autoafirmación y la independencia de la nación peruana

Con esa Ley de Educación el pueblo peruano hubiera forjado su identidad, se hubiera tecnificado y se hubiera preparado para forjar una nueva sociedad. Pero los gusanos de la corrupción, la miseria, el atraso y el subdesarrollo ganaron la batalla.

En cuanto el calificativo de “antidemocrático” que lanzan los funcionarios del gobierno a quienes criticamos el “sistema” les recordamos que democracia es la participación del pueblo en el gobierno, en el poder y el pueblo peruano no participa absolutamente en nada, no lo hace en los programas sociales, tampoco en la administración educativa, menos en la seguridad socia y la administración de justicia. Solo son utilizados, cada 5 años para elegir a candidatos ofertados y promovidos por los medios de comunicación, previo arreglo con la plutocracia. Para los pro-sistema es una “fiesta democrática” y no les falta razón, en ella reciben el cuchillo y la cuchara para repartir la torta (el estado) Eso es la “democracia representativa”. Esa gente ha convertido en su medio de vida, apristas, oeoecista y fujimoristas la defienden a muerte. Para ellos todo esta bien., un cambio hacia una sociedad representativa o de bienestar social los aterra, perderían todas las gollerías.

En el ejecutivo y el legislativo usted puede observar individuos que deberían estar en la cárcel, por estar ligados al fujimorismo corrupto y asesino, sin embargo gobiernan y comparten el poder con los apristas, ambos defienden su “sistema” a rabiar. También, dentro de ellos, hay gente del PPC que todos los domingos dan un ósculo a la cruz pero el resto de la semana con más amor y pasión protegen, besan y lavan la ropa interior de la plutocracia. El resto de congresistas parece haber sido recolectada de un lupanario, no tienen formación, carecen de conciencia, valores y principios, ellos están donde ofrezcan más. En el conjunto de parlamentarios hay rarísimas excepciones

Todos estos funcionarios son pancistas disfrazados de políticos, destacando entre ellos Alan García Pérez, Carecen de conciencia social, de mística. Su práctica es el “cuanto hay”, apoltronarse, la sumisión, el servilismo. Son como anopluros cuya vida depende del cuerpo humano, viven del “sistema” y de la “democracia representativa”. Ellos no son cojudos para servir a los demás por eso defienden el régimen imperante sin importarles pueblo y territorio. Un ciudadano de cualquier país desarrollado calificaría a este “sistema democrático” como un sistema corrupto o material de desague y los 28 millones de peruanos no queremos una formación social corrupta, burocática, parasitaria e ineficiente, tarde o temprano ordenaremos la sociedad.

Escrito por Duilio De la Motta

jueves, 13 de noviembre de 2008 a las 10:07 am

Publicado en: Política

Etiquetas: , ,

Comentarios hechos: No hay comentarios — OPINA!

Comenta el artículo